Guía de sedación paliativa porque la eutanasia, no es un acto médico...

Foto Guía de sedación paliativa porque la eutanasia, no es un acto médico

La Organización Médica Colegial presenta una guía de sedación paliativa porque la eutanasia «no es un acto médico»

Recuerda que lleva más de 30 años reclamando una ley integral de cuidados paliativos y se queja de que la eutanasia se haya tramitado sin consultar con la profesión sanitaria


A pocos días de cumplirse el primer mes de la entrada en vigor de la prestación de ayuda a morir, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom) ha presentado este miércoles la Guía de sedación paliativa. Su objetivo es que toda la profesión médica conozca esta herramienta, que permite aliviar el sufrimiento de los enfermos en fase terminal o en casos de sufrimiento existencial refractario sin ningún tipo de dilema ético o moral.

El protocolo, elaborado conjuntamente por la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal) y el Observatorio de Atención Médica al Final de la Vida del Cgcom, recuerda que la sedación paliativa dismimuye la consciencia de los enfermos para aliviar el dolor, no para causarle la muerte. «Se trata de una herramienta bien diferente a la eutanasia si bien la raya que separa ambas cosas es fina, también es muy definida», explicó el doctor Marcos Gómez Sancho, coordinador del texto y experto en la materia los enfermos.

 
Mientras la eutanasia busca la muerte del paciente, la sedación paliativa solo quiere evitar el sufrimiento. «El resultado de esta práctica es un enfermo sedado mientras que en la eutanasia se utilizan dosis letales de bartitúricos porque el objetivo es conseguir un hombre muerto. La supervivencia del paciente es de escasos minutos», comentó Gómez Sancho, quien insistió en que con la sedación paliativa «no debería ser necesaria ninguna otra actuación al final de la vida».


Sobre los mitos que hay alrededor de esta técnica puesta en marcha en la década de los 70 en Reino Unido, Gómez Sancho aclaró que la sedación paliativa «no acorta ni alarga la vida». «Bien indicada y administrada constituye una buena práctica médica y en consecuencia no admite objeción de conciencia», recordó.

Durante la presentación de este protocolo, el presidente del Cgcom, Tomás Cobo, insistió en que «la eutanasia no es un acto médico como tampoco lo es el encarnizamiento terapéutico». Sin posicionarse a favor ni en contra de la nueva prestación de ayuda a morir, Cobo, sin embargo, criticó al Gobierno «que tramitara la ley de eutanasia sin contar con la profesión sanitaria».

Entre los reproches, Cobo también se quejó de que el Ejecutivo se haya negado a desarrollar una ley integral de Cuidados Paliativos. «Nos hemos aburrido de pedirla», zanjó el presidente del Cgcom. En la misma línea, Gómez Sancho recordó que tanto la Secpal como el Cgcom como el Observatorio de Atención Médica al Final de la Vida llevan más de 30 años intentado que salga adelante esta legislación. «Es una aviso a navegantes para todos los partidos políticos porque en estas tres décadas todos han pasado por el Gobierno y han hecho caso omiso, descaradamente omiso, a nuestra propuesta», afirmó Gómez Sancho, quien insistió en que los cuidados paliativos «deberían ser la prioridad».

Los datos hablan por sí solos. Cerca de 75.000 pacientes mueren cada años con sufrimiento por no tener acceso a los cuidados paliativos. Además hacen falta 71.000 camas en los centros sociosanitarios para atender a enfermos crónicos, sobre todo ancianos. El 94% de los enfermos de ELA (esclerosis lateral amiotrófica) no tienen recursos suficientes para poder financiar de manera privada los cuidados que necesitan y cada día 160 enfermos mueren en España esperando «en una siniestra lista de espera a recibir la ayuda a la dependencia a la que tienen derecho porque han sido evaluados y les ha sido concedida», aseveró Gómez Sáncho.

Con estas cifras, Gómez Sancho reinvindicó que lo urgente no es la eutanasia sino los cuidados. «Eso es lo primero que se debería haber hecho pero hemos preferido empezar la casa por el tejado».

Comparte la noticia